Página Principal

Historia del Fitomejoramiento

¿Que son las Plantas Transgénicas?

¿Còmo se Hacen las Plantas Transgénicas?
   + Demostración Animada

Evaluación y Reglamentación

Productos Transgénicos Actuales

Productos Transgénicos Futuros

Riesgos e Inquietudes

¿Cómo se hacen las plantas transgénicas?


Demostración animada
How to Make Transgenic Plants:
An animation from the University of Nebraska at Lincoln

Demostración animada
How Do We Develop Transgenic Plants:
An animation from the Saskatchewan
Agricultural Biotechnology Information Centre



Introducción al ADN

La razón que explica que se puedan construir plantas transgénicas es la presencia universal de ADN (ácido desoxirribonucleico) en las células de todos los organismos vivos. Esta molécula almacena la información genética del organismo y organiza los procesos metabólicos de la vida. La información genética es especificada por la secuencia de cuatro bases químicas (adenina, citosina, guanina y timina) a lo largo de la molécula de ADN. Los genes son segmentos separados de ADN que codifican la información necesaria para conjuntar una proteína específica. Las proteínas funcionan entonces como enzimas que catalizan reacciones bioquímicas, o como unidades estructurales o de almacenamiento de una célula, y contribuyen a la expresión de una característica de la planta. En el diagrama siguiente se muestra la secuencia general de acontecimientos mediante los cuales la información codificada en el ADN es expresada en forma de proteínas por conducto de un ARNm (ácido ribonucleico mensajero) intermediario.

Los procesos de transcripción y traducción son controlados por un complejo conjunto de mecanismos reguladores, de tal modo que se produce una determinada proteína sólo cuando y donde es necesaria. Para más información sobre genética molecular, consulte cualquier texto reciente de genética o el sitio Web Access Excellence, Graphics Gallery http://www.accessexcellence.org/ . Aun especies que son muy diferentes tienen mecanismos similares para convertir la información del ADN en proteínas; por consiguiente, un segmento de ADN proveniente de bacterias puede ser interpretado y traducido como una proteína funcional cuando se lo inserta en una planta.

Entre los instrumentos más importantes del equipo del ingeniero genético están las enzimas que desempeñan funciones específicas en el ADN. La imagen que está a la izquierda (Voet, Donald 1995 Biochemistry) muestra la estructura del ADN como una doble hélice con el elemento fundamental de fosfato de color amarillo verdoso y las bases en blanco o azul verdoso oscuro. Las figuras azules y rojas representan la estructura tridimensional de una enzima de restricción (EcoR1), que reconoce y corta el ADN en una región específica de éste. Otras enzimas llamadas ligasas unen los extremos de dos fragmentos de ADN. Éstas y otras enzimas permiten la manipulación y amplificación del ADN y son elementos esenciales para unir los ADN de dos organismos no emparentados.

[Arriba]


Localización de los genes que determinan las características de las plantas

La identificación y localización de los genes que determinan características importantes desde el punto de vista agrícola es la etapa más limitante en el proceso transgénico. Todavía sabemos relativamente poco acerca de los genes específicos necesarios para aumentar el potencial de rendimiento, mejorar la tolerancia a los factores desfavorables, modificar las propiedades químicas del producto cosechado o de alguna otra forma afectar las características de la planta. En general, no basta identificar a un solo gen relacionado con una característica; los científicos deben conocer cómo está regulado el gen, qué otros efectos podría tener en la planta y cómo interactúa con otros genes activos en la misma vía bioquímica. Los programas públicos y privados de investigación están invirtiendo mucho en tecnologías nuevas que permitan establecer con rapidez la secuencia y determinar las funciones de los genes de las especies cultivadas más importantes. Estos esfuerzos deben conducir a la identificación de una gran cantidad de genes en potencia útiles para producir variedades transgénicas.

No se incluyen en este sitio Web las técnicas para localizar y establecer la secuencia de los tramos de ADN que controlan características específicas. Se remite al lector interesado a Klug y Cummings, 1998, Lewin, 1999; Wong, 1997, u otros textos recientes sobre genética.

 

[Arriba]

Diseño de genes para la inserción

Una vez que se ha aislado y clonado (amplificado en un vector bacteriano) un gen, debe ser sometido a varias modificaciones antes de que pueda ser efectivamente insertado en una planta.


Representación simplificada de un transgen construido, que contiene los componentes necesarios para la integración y expresión con éxito.

 

  1. Es preciso agregar una secuencia promotora para que el gen sea expresado correctamente (es decir, traducido como un producto proteínico). El promotor es la llave de encendido y apagado que controla cuándo y dónde se expresará el gen en la planta. Hasta la fecha, la mayoría de los promotores en las variedades de cultivos transgénicos han sido "constitutivos", es decir, que causan la expresión del gen durante todo el ciclo biológico de la planta en la mayoría de los tejidos. El promotor constitutivo usado más comúnmente es CaMV35S, proveniente del virus del mosaico de la coliflor, que generalmente produce un alto grado de expresión en las plantas. Otros promotores son más específicos y responden a señales indicadoras en el medio interno o externo de la planta. Un ejemplo de un promotor inducible por la luz es el promotor del gen "cab", que codifica la principal proteína fijadora de clorofilas a y b.

  2. A veces, el gen clonado es modificado para lograr una mayor expresión en una planta. Por ejemplo, el gen Bt para la resistencia a los insectos es de origen bacteriano y tiene un porcentaje más elevado de pares de nucleótidos A-T, en comparación con las plantas, que prefieren los pares de nucleótidos G-C. En una modificación inteligente, los investigadores sustituyeron los nucleótidos A-T con nucleótidos G-C en el gen Bt, sin modificar considerablemente la secuencia de aminoácidos. El resultado fue una mayor producción del producto génico en las células de la planta.

  3. La secuencia de terminación indica a la maquinaria celular que se ha alcanzado el final de la secuencia génica.

  4. Se agrega un gen marcador seleccionable al "constructo" génico con el fin de identificar las células o tejidos de la planta que han integrado con éxito el transgen. Esto es necesario porque rara vez se produce la incorporación y expresión de transgenes en células de plantas, que se logran en apenas un pequeño porcentaje de los tejidos o células beneficiarios. Los genes marcadores seleccionables codifican proteínas que proporcionan resistencia a agentes normalmente tóxicos para las plantas, como los antibióticos o herbicidas. Como se explica más adelante, sólo las células vegetales que han integrado el gen marcador seleccionable sobrevivirán cuando se las cultive en un medio que contenga el antibiótico o herbicida pertinente. En cuanto a otros genes insertados, los genes marcadores también requieren secuencias promotoras y de terminación para funcionar en forma apropiada.
[Arriba]

Transformación de las plantas

La transformación es un cambio heredable en una célula u organismo, producido por la absorción y establecimiento del ADN introducido. Hay dos métodos principales para transformar las células y tejidos de las plantas:

  1. El método de "la pistola de genes" (también conocido como bombardeo con microproyectiles o biolística). Esta técnica, que se muestra y explica en la sección de demostración animada de este sitio Web, ha sido especialmente útil en la transformación de especies de monocotiledóneas como el maíz y el arroz.
  2. El método con Agrobacterium, que se describe a continuación. La transformación empleando Agrobacterium ha sido practicada con éxito en dicotiledóneas (plantas de hojas anchas como la soya y el tomate) durante muchos años, pero sólo recientemente ha sido efectuada en monocotiledóneas (gramíneas y sus parientes). En general, el método con Agrobacterium es considerado preferible a la pistola de genes porque es mayor la frecuencia de inserciones en un solo sitio del ADN extraño, lo cual facilita la vigilancia.

El método de transformación de plantas con Agrobacterium

Agrobacterium tumefaciens es una notable especie de bacterias que viven en el suelo y tienen la capacidad de infectar las células de las plantas con un fragmento de su ADN. Cuando el ADN bacteriano se integra en un cromosoma de la planta, se apodera efectivamente de la maquinaria celular de ésta y la usa para asegurar la proliferación de la población bacteriana. Muchos jardineros y propietarios de huertos están por desgracia familiarizados con A. tumefaciens porque éste causa enfermedades caracterizadas por agallas de la corona en muchas plantas ornamentales y frutales.


Agalla de la corona de la frambuesa causada por Agrobacterium tumefaciens.
Fuente: Universidad Estatal de Ohio



Diagrama de la célula de Agrobacterium tumefaciens

El ADN de una célula de A. tumefaciens está contenido en el cromosoma bacteriano y en otra estructura llamada plásmido Ti (inductor de tumores). El plásmido Ti contiene:

  • un segmento de ADN llamado ADN-T (~20 kb de largo) que es transferido a la célula de la planta en el proceso de la infección.
  • una serie de genes vir (de la virulencia) que dirigen el proceso de la infección.

La bacteria A. tumefaciens sólo puede infectar a una planta a través de lesiones. Cuando la raíz o el tallo de una planta sufre una lesión, emite ciertas señales químicas. En respuesta a esas señales los genes vir de A. tumefaciens se activan y dirigen una serie de acontecimientos necesarios para la transferencia del ADN-T desde el plásmido Ti al cromosoma de la planta. Distintos genes vir:

  • Copian el ADN-T.
  • Unen un producto a la hebra del ADN-T copiado para que actúe como líder.
  • Agregan proteínas a lo largo del ADN-T, posiblemente como mecanismo de protección.
  • Abren un canal en la membrana celular bacteriana a través del cual pasa el ADN-T.

El ADN-T entra entonces en la célula de la planta a través de la lesión. No está claro cómo el ADN bacteriano se traslada desde el citoplasma al núcleo de la célula de la planta, ni cómo el ADN-T se integra en el cromosoma de la planta. Recuerde que la mayoría de las veces el ADN de la planta no existe como una hebra expuesta sino que está envuelto con las proteínas histonas y tiene una estructura superarrollada. Una hipótesis es que el ADN-T espera hasta que el ADN de la planta está siendo replicado o transcripto y entonces se inserta en el ADN expuesto de la planta (Galun and Breiman, 1997).

Para utilizar A. tumefaciens como vector del transgen, los científicos han eliminado la sección de ADN-T inductora de tumores y han conservado las regiones fronterizas del ADN-T y los genes vir. El transgen es insertado entre las regiones fronterizas del ADN-T, desde donde es transferido a la célula de la planta para integrarse en los cromosomas de ésta (Wong, 1997).

[Arriba]

Selección y regeneración

Selección de tejidos transformados con éxito. Después del proceso de inserción del gen, los tejidos de la planta son transferidos a un medio selectivo que contiene un antibiótico o un herbicida, según el marcador seleccionable que se usó. Sólo las plantas que expresan el gen marcador seleccionable sobrevivirán, como se muestra en la figura, y se supone que estas plantas también poseerán el transgen de interés. Por lo tanto, en los pasos subsiguientes del proceso se utilizarán únicamente estas plantas sobrevivientes.

Cuando se los cultiva en medios selectivos, sólo sobrevivirán los tejidos de las plantas que han integrado con éxito el constructo del transgen.

Regeneración de plantas completas. Para obtener plantas completas a partir de tejidos transgénicos como los embriones inmaduros, se cultivan éstos en condiciones ambientales controladas en una serie de medios que contienen nutrimentos y hormonas, proceso conocido como cultivo de tejidos. Una vez que se generan plantas completas y éstas producen semillas, comienza la evaluación de la progenie. Este paso de la regeneración ha sido un obstáculo al producir plantas transgénicas en muchas especies, pero ahora se pueden transformar y regenerar variedades específicas de la mayoría de los cultivos.

Cultivo de tejidos de plantas transgénicas en una cámara con condiciones ambientales controladas.
Fuente: Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América

[Arriba]

Avances futuros en la tecnología transgénica

Las técnicas nuevas para producir plantas transgénicas mejorarán la eficiencia del proceso y contribuirán a mitigar algunas de las inquietudes en cuanto a efectos sobre el medio ambiente y la salud. Entre los cambios previstos están los siguientes:

  • Una transformación más eficiente, es decir, un porcentaje más elevado de células de la planta incorporarán con éxito el transgen.
  • Mejores genes marcadores para reemplazar el empleo de genes de la resistencia a antibióticos.
  • Mejor control de la expresión génica mediante promotores más específicos, de tal modo que el gen insertado será activo sólo cuando y donde se requiera.
  • Transferencia de fragmentos de ADN de múltiples genes para modificar caracteres más complejos.
[Arriba]

El fitomejoramiento y las pruebas

Un elemento intrínseco de la producción de plantas transgénicas es el extenso proceso de evaluación para verificar si el gen insertado se ha incorporado de manera estable sin efectos nocivos sobre otras funciones de la planta, la calidad del producto o el agroecosistema para el cual está destinado. La evaluación inicial incluye prestar atención a:

  • La actividad del gen introducido
  • La herencia estable del gen
  • Efectos no buscados sobre el crecimiento de la planta, el rendimiento y la calidad

Cuando una planta pasa estas pruebas, lo más probable es que no sea usada directamente para la producción del cultivo sino que será cruzada con variedades mejoradas. Sucede esto porque sólo unas cuantas variedades de un determinado cultivo pueden ser transformadas eficientemente y estas variedades en general no poseen todas las cualidades que los productores y consumidores esperan encontrar en las variedades modernas. La cruza inicial con la variedad mejorada debe ser seguida de varios ciclos de cruzamientos repetidos con el progenitor mejorado, proceso conocido como retrocruzamiento. La meta es recuperar tanto como sea posible del genoma del progenitor mejorado, con el agregado del transgen del progenitor transformado.

El próximo paso del proceso son los ensayos en múltiples sitios y en múltiples años tanto en el invernadero como en los campos para comprobar los efectos del transgen y el desempeño general de la planta. Esta fase incluye también la evaluación de los efectos ambientales y la inocuidad alimentaria. Para más información sobre estos aspectos, pase a la parte de Evaluación y reglamentación en este sitio Web.

[Arriba]

Ann Fenwick, antigua employada del Departamento de Suelos and Cultivos, contribuyó al contenido de esta página.


Última realización : 11 marzo 2004

© Copyright Department of Soil and Crop Sciences
at Colorado State University, 1999-2004. Todos los derechos reservados.
Vea la política sobre derechos de autor de la Universidad Estatal de Colorado.